En esta ocasión, os presentamos un nuevo trabajo de decoración interior.

El reto que nos propusieron esta vez, fue el de plasmar en el mural interior, el sentimiento de libertad, que siente un ciclista, al recorrer los bellos parajes.

El mural fue dibujado, en el sotano de una vivienda, donde el dueño, realizaba clases virtuales de ciclismo, con compañeros de todo el mundo.

Intentamos crear un espacio alegre y divertido, donde poder desarrollar su actividad.

Nada se compara con el simple placer de andar en bicicleta.

John F. Kennedy